Clase especial de una hora y media de duración, en la que nos enfocaremos en preparar el cuerpo para profundizar en torsiones y en posturas de equilibrio

Las torsiones penetran hasta lo más profundo del cuerpo, estimulando y tonificando los órganos internos, especialmente los riñones y el hígado, al tiempo que crean flexibilidad en la columna vertebral y apertura en el pecho, los hombros, la zona del cuello y las caderas. Nos ayudan a soltar la tensión física y emocional. Su efecto neutralizante y calmante estimula suavemente el sistema nervioso y pueden ser muy meditativas, llevándonos hacia el equilibrio y la relajación.